Descubrí que soy superdotado

El testimonio de un adulto que descubrió que es superdotado

Hernán, de 47 años, estaba interesado en los niños dotados cuando su hija mostraba signos de inadaptación en la escuela. Para no dejar a Alicia sola con su diferencia, él también hizo la evaluación de la inteligencia y descubrió que él también era superdotado.

Descubrir que eres superdotado

Mi hija es una niña superdotada

“Fui a pasar mi test de inteligencia para descubrir algunas cosas muy importantes acerca de mí. Al principio pensé que era ridículo que lo que más quería era una confirmación de lo que sentí durante varias semanas”.

“Cuando el psicólogo de la escuela sugirió medir el coeficiente intelectual de Alicia, fui inmediatamente y me documenté sobre el tema. Encontré dos libros, uno sobre los niños y otro sobre adultos “dotados”. Mientras Fabiana, mi esposa, leyó la primera, yo me sumergí en el segundo, para ver cómo podría ser el futuro de nuestra hija”.

“Rápidamente me empecé a preocupar: gran parte de lo que se describió me recordó a mi esposa, pero también mis propios modos. Por su parte, Fabiana me confesó lo mismo: lo que estaba aprendiendo acerca de los niños “dotados” se refería a mí y a su propia infancia”.

Los resultados de nuestra hija confirmaron lo que el psicólogo de la escuela había considerado Alicia es parte del 2% de las personas con un coeficiente intelectual muy por encima de la media. Fue suficiente para justificar su aburrimiento y algunas dificultades para integrarse. Los niños son muy crueles con los que son diferentes.

“Tan pronto como ella supo por qué se sentía tan mal en el aula, y que se implementarían medidas para mejorar la situación, Alicia se calmó y dejó de tener dolor de estómago cada mañana antes de ir a la escuela”.

“En cuanto a mí y Fabiana, este nuevo descubrimiento nos llevó a examinar la cuestión con el fin de entender su funcionamiento y para asegurarnos de que esta diferencia no se convierta en un obstáculo y no le impida a nuestra hija ser feliz y crecer en paz”.

“Mi primera experiencia fue bastante desagradable. Al explicar el “caso” de Alicia al director de la escuela, descubrí la gravedad en la que se encontraba la institución educativa, lo que nos condujo a llevar el caso a la inspección académica. En última instancia, es el profesor que tuvo la primera iniciativa, se puso a trabajar en un programa de la clase alta con Alicia. Y en el siguiente año escolar, nuestra hija se saltó una clase”.

Pasé mi examen de IQ para no dejar a mi hija sola

Descubri que soy superdotadoFabiana y yo queríamos evitar a toda costa que nuestros hijos se sientan aislados, abandonados a su diferencia y sean infelices. Cuanto más ahondaba en el tema, más recordaba mi forma de actuar en la infancia y mi adolescencia regresó a mí. La curiosidad, la velocidad de la comprensión, el rechazo de la autoridad, la duda fundamental, el sentimiento de no ser como los demás, la necesidad de reunir una gran cantidad de información sin necesidad de ordenar para obtener una visión global de un tema, la manía de esperar el último momento para lograr el resultado.

En el libro sobre adultos “superdotados” aconsejaban a los que encajaban en estas descripciones a hacerse la prueba. Parecía una buena manera de acompañar a Alicia y no dejarla sola. Y luego, al pasar esta prueba, me di cuenta que estaba poniendo más de mi parte porque deseaba aprender más sobre mí mismo.

Me enteré de que yo también soy superdotado

“Los resultados lo confirmaron, estaba entre el 2% de los superdotados. Yo estaba feliz de decirle a mi hija que yo era como ella, y convencí a Fabiana a hacerse la prueba. Para mi alivio, descubrimos que tenemos exactamente la misma puntuación. El digito del resultado es una tontería aunque creo que yo realmente quería que seamos iguales, como si una diferencia pudiera alterar el equilibrio de nuestra vida de pareja”.

“Y de hecho, el resultado nos ha acercado más, lo que confirma, muy concretamente, lo que nos une desde hace tanto tiempo: un ingenio rápido y placer de complementarnos. Ahora nos encontramos en una situación incómoda. La superación de esta prueba para estar cerca de Alice, lleva el riesgo de aislar a Eleonor, nuestra hija mayor”.

“Ella tiene los mismos “síntomas” que su hermana pero no tiene problemas en la escuela. Nos ofrecieron hacerle la prueba adaptada para la edad de 15 años pero ella se negó. Creo que lo que quiere por ahora es ser lo más “normal” posible con respecto a sus amigos”.

He aprendido mucho sobre mí mismo

Soy superdotadoEsta nueva situación, que no cambia mi forma de ser, me empujó a pensar mucho, dándome un nuevo marco analítico. Siempre supe que entendía las cosas rápidamente pero mi educación me había enseñado a no presumir.

Por el contrario, muchas veces me sentí un poco culpable por no tener que producir un verdadero esfuerzo para conseguir buenos resultados. También entendí que mis debilidades fueron la duda incesante en busca de la más mínima falla, lo que a menudo causa una falta de confianza en mí; mi dificultad para estructurar y poner orden en mis ideas para argumentar y convencer a los demás; mi aislamiento, y a veces; la incapacidad de no hacer mi trabajo a tiempo.

Con el tiempo me di cuenta de que mi forma de trabajar tiene su propia lógica y no tengo razones tangibles para confiar en mi intuición. Pero sobre todo aprendí que es nuestro talento lo que nos permite actuar sin problemas dentro de la familia. También aprendí que un tercio de los niños afectados tienen graves dificultades de adaptación en la escuela. Fabiana y yo haremos todo lo posible para que Alicia y Eleonor tengan éxito.

Los superdotados no son superiores, pero si diferentes

El único interés de compartir esta información hoy en día es ayudar a algunos padres para identificar que están llevando mal la educación de sus hijos y para permitir que ciertos adultos entiendan sus dificultades de adaptación. Odio las palabras “primeros”, “de alto potencial”, “talento” y los números que nos miden pues son inapropiados para describir nuestra realidad.

No somos superiores, somos diferentes. Nuestra verdadera singularidad es nuestra manera de pensar, sentir, no seguir los mismos caminos, como la mayoría de la gente, para obtener los mismos resultados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *

591 Spam Comments Blocked so far by Spam Free Wordpress

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>