Asociación superdotados Perú

Demasiado inteligente para ser felizLos superdotados tienen gran dificultad en la comprensión de su vida interior, sus emociones y también del mundo que les rodea. Su lucidez extraordinaria, lo que les permite una percepción inusual del mundo, también puede debilitarlos.

La dificultad de ser un adulto superdotado puede ser abordado desde dos ángulos: La construcción de la personalidad y la imagen que tenemos de nosotros mismos y que determina nuestra relación con los demás.

Pero también es más específico en términos de características de funcionamiento. Estas singularidades, ya presentes en la infancia, puede complicar la conciliación de la vida. El entrelazamiento de estos aspectos, como es comprensible, estrecha el camino del niño superdotado hacia el adulto que se vuelve.

Uno puede detectar a un superdotado por la intensidad de sus expresiones y los problemas que pueden asociarse. La aparición de estas características de personalidad para identificarlos es distinta en todos los adultos dotados.

Una claridad impresionante

¿Cómo vivir con esa conciencia que inunda todo a su alrededor y explora todos los rincones? Una lucidez que penetra profundamente en los demás.

La lucidez de los superdotados es poderosa porque se nutre de dos fuentes:
– La aguda inteligencia que disecciona y analiza,
– Hiperactividad emocional que absorbe del ambiente

Esta lucidez penetrante no deja respiro. Hace más difícil sentirse seguro, tener confianza, y dejarse llevar por la vida. Esta lucidez extrema crea un trastorno real, no identificado en los libros de texto de psicología. Todos los adultos superdotados explican lo doloroso que es ser invadidos por una visión compleja del mundo.

Esta lucidez exacerba y magnifica, pero sobre todo nunca permite «no ver». Ya que es más fácil vivir cuando ignoramos la disfunción del ambiente en el que estamos, sin pensar y reflexionar en un problema trivial.

Pero esta lucidez también provoca un cuestionamiento constante porque nada es aceptado incondicionalmente. Antes de considerar una situación, una habilidad o un conocimiento, los superdotados habrán analizado profundamente en ello.

La lucidez del mundo da una gran comprensión de uno mismo

Cuando trabajamos con esta aguda facultad de identificar y analizar el mundo sin descanso, percibimos de forma aguda la fragilidad y limitaciones de los demás, ¿cómo no darse cuenta en primer lugar de sus propias faltas?

Esto es lo que acecha a cada paso a los superdotados: dudan de sus posibilidades, capacidades, cualidades. Cuando estás dotado nunca te sientes superior a los demás. La sensación de superioridad que uno experimentaría por lo general atormenta la mente.

Lo que es cierto, sin embargo, es que algunos dotados «inflan sus egos”. Ellos desarrollan una personalidad que parece despectiva. Dan la imagen de ser personas que piensan ser superiores a los demás. Pero no nos engañemos.

Al igual que la rana de la fábula de La Fontaine, que quería ser tan grande como la vaca, los superdotados que parecen pretenciosos son los más vulnerables de todos. Su suficiencia intenta ocultar su impotencia y fragilidad de profundidad.

Está aterrorizado por la idea de ser rechazado. Si se adopta este comportamiento no se sentirá bien y sufrirá.

La lucidez sobre el mundo y sobre sí mismo les abre una comprensión potente y aguda. El poder de esta visión puede ser doloroso, pero también puede ser catalogada eventualmente como la visión de un clarividente.

El adulto superdotado: aprende a hacer simple cuando es complicado

Aprender a hacer simple cuando es complicadoLos adultos superdotados están entre nosotros y nosotros no los vemos. Son Híper-inteligentes, híper-lúcidos, híper-sensibles, que están lejos de lo que uno puede hacer e incluso puede generar una desventaja para los que son normales.

Se aburren fácilmente con la forma en que llevan sus vidas todos los demás pero sin embargo tienen una importante fuente de creatividad. Representan aproximadamente el 2% de la población, una minoría, sin duda, pero lo suficientemente fuerte como para afectar a un número significativo de personas.

¿De dónde viene esta aparente falta de capacidad para la felicidad? ¿No se supone que la gran inteligencia les abre más oportunidades para cumplir sus sueños? Ahora hay un montón de investigación y libros sobre los niños superdotados. Sin embargo, muy poco en los adultos.

Si los niños están recibiendo la atención y oportunidades necesarias, los adultos sí son de una época que les ha ignorado en gran medida. He aquí su primer infortunio: la incomprensión en su diferencia.

Como son seres muy inteligentes, se deben desplegar estrategias para ayudarlos a solucionar su problema de falta de felicidad.

Hay 4 tipos de soluciones:

• Adhesión: es decir, conocerse o incluso hacerse pasar por otra ordinaria o incluso bastante pobre intelectualmente para encajar en un grupo.
• Evitar esconderse detrás de la etiqueta de «estudioso», lo que le podría llevar a un enorme desierto emocional.
• Compromiso: les permite mejorar durante la implementación de sus cualidades.
• La búsqueda de su tribu: especialmente dentro de las asociaciones dotados.

Como vemos, la gran inteligencia está lejos de conducir naturalmente a la felicidad, sino todo lo contrario. La mayoría dotados desarrolla paradójicamente una falta de confianza en sí mismo, un sentido de malestar y hasta depresión severa.

La fuente del malestar es una estructura desequilibrada entre su verdadero ser (yo) y el falso yo (una falsa representación de uno mismo).

Debido a sus talentos inusuales, “el falso yo” puede tener un mayor impacto que “el verdadero yo” en un superdotado. Con los años, muchas de estas personas de alto potencial intelectual, llamados a desarrollar actividades creativas e innovaciones inusuales, construyen una vida que no es suya, que ahoga sus cualidades, y que poco a poco los lleva a la mediocridad. Algo que para ellos es demasiado difícil de soportar.

Los especialistas en estos casos animan a la gente que se reconoce como superdotado a encontrar el apoyo que necesitan para equilibrar su personalidad. Se aboga por el uso de la psicología positiva, una corriente reciente que se basa en la búsqueda de la felicidad, para enseñar a estos talentosos que es no es inaccesible que sean felices.

Demasiado inteligente para ser feliz

Adulto superdotado infeliz¿Cómo definir esta población más allá de lo que los medios muestran?

El mito de un superdotado «híper-eficiente» genera una confusión reinante en torno al concepto de la inteligencia, a pesar de que los psicólogos reciben más y más pacientes, niños y adultos que tienen este perfil único.

El intelecto y la mezcla emocional en forma permanente y la personalidad singular construida con esos recursos, deben ser reconocidos, integrados y explotados para convertirse en una fortaleza, no una fuente de problemas.

La investigación en neurociencias en esta población tienden a mostrar características neurobiológicas, y además algunos terapeutas mencionan la singularidad del pensamiento en estas personas. El reconocimiento es el punto de partida, incluso en los adultos, ya que el potencial de un superdotado no desaparece con los años.

Si tomamos los elementos del desarrollo de una persona talentosa, observamos que desde el nacimiento, existen singularidades (lenguaje, habilidades motoras, comportamiento). Las primeras impresiones captadas por los especialistas sentarán las primeras bases para ayudarles en el desarrollo de su autoestima.

Durante la infancia se añaden los problemas de adaptación, que es cuando se sienten aburrimiento a la educación y dificultades de socialización.

En la adolescencia, aparecen problemas de identidad, ansiedad, sentimientos de vacío y una auto-imagen negativa.

Así, al llegar finalmente en la edad adulta, la persona talentosa vive con este sentimiento de diferencia, la sensación de no ser realmente un «adulto» como imaginaba.

Descubrir a un superdotado implica ver más allá de su propia imagen, a menudo negativa, y tener en cuenta todos los componentes de la personalidad, más allá de su sobre-eficiencia.

En la edad adulta, los diagnósticos se realizan analizando el entorno o por medio de reuniones y lecturas, que actúan como espejos. El salto a la evaluación psicológica es difícil y valiente, y será la única manera de validar los supuestos.

El diagnóstico se realiza a partir de una evaluación intelectual (por lo general se considera a partir de una puntuación de CI de 130) asociado con una exploración de la personalidad por un psicólogo con experiencia.

El enfoque de diagnóstico sigue siendo un enfoque global pero otros elementos (no IQ) siempre deben ser considerados. Sólo el psicólogo puede hacer este trabajo.

Sea cual sea el resultado, el balance permite a la persona comprenderse mejor a sí mismo. Puede ayudarle a aliviar sus dudas de cosas que no lograba entender y la ira por no lograr sus sueños. El diagnóstico es un choque que a veces perder el norte, por lo que debe ser acompañado de gran ayuda.

Cada persona es única pero hay varias facetas comunes

En primer lugar observamos que una determinada tipología está emergiendo entre los superdotados: los que aceptan el marco (se ahogan en una vida banal, con riesgo de depresión, utilizando toda su energía para tener éxito, sin mostrar debilidad ante el riesgo de desarrollar ansiedad crónica), los que se enfrentan el marco (creativo, pero frustrado, enojado, a menudo desalentados), y aquellos que operan sin un marco (pero que viven sus vidas vagando en la oscuridad, desilusionados).

Sea cual sea su funcionamiento, el acceso a la sensación de logro es vital, pero a menudo poco realista para un dotado, o la idea tradicional de lo que el «éxito» no es generalmente apropiado para lo que él hace.

La felicidad parece un ideal lejano para este adulto cuyo niño interior sigue vivo, junto a la sensación contradictoria de ser «sin edad» (híper-madurez), y no ser independiente de un contexto global (en el espacio y tiempo). Él se debate constantemente entre lo que piensa y lo que puede poner en práctica y a menudo en problemas sobre vivir en el momento.

Ser un adulto superdotado no es simple por su intensidad que no tiene igual: afilada lucidez, sensación generalizada de miedo, culpa, sensación de in-completitud, aburrimiento permanente, envidia, empatía, la hipersensibilidad, híper-conciencia, soledad, amistades ambivalentes y compromiso inquebrantable con miedo a la desilusión, incomprensión mutua entre el yo y el mundo, idealismo, ausencias, etc. cada una de estas características marcan la personalidad de estas personas pero no por igual.

Cada una de sus características oculta sus fuentes de potencial. En el caso de la mujer superdotada, otros elementos todavía no se han considerado, sobre todo porque rara vez se encuentre ayuda externa para lo que sienten.

Si ella es madre, también debe gestionar las relaciones con su hijo (a menudo dotado también) y con el mundo de la escuela. En cuanto a la construcción de una pareja, necesitará tener éxito ella misma para no sentir experimentar ser la mujer que “pone trabas” al éxito de su pareja.

Tras la formación de la pareja, se debe hacer un nuevo diagnóstico para realizar un reajuste en la estrategia de ayuda y superación para la persona superdotada. Que los dos sean superdotados no garantiza que sean una pareja feliz, muchos factores entran en juego.

Por último, parece importante mencionar al superdotado que son felices como son. Observando a los niños y adolescentes superdotados que crecen con serenidad, nos damos cuenta que su felicidad depende de una sólida autoestima y de su capacidad de adaptación y asertividad.

En la edad adulta, la resiliencia, la plasticidad del cerebro, la capacidad de captar las pequeñas alegrías de la vida y el uso de sus recursos únicos (inteligencia, sensibilidad, creatividad, capacidad de rebote, la empatía, la energía, en particular) serán claves para una vida mejor.

Share