Asociación superdotados Perú

¿Niño precoz o niños rebelde?

Nño precoz o niño rebeldeUn niño rebelde no necesariamente está dotado, sin ofender a sus padres. Los dotados representan sólo el 2,3% de los estudiantes.

En su blog, el psicólogo Béatrice Copper-Royer cree que los niños superdotados no son más numerosos que en el pasado. Hoy en día los padres tienden a interpretar comportamientos revoltosos como los primeros signos de ser superdotado. ¿Cómo saber la diferencia entre un niño superdotado y uno rebelde?

Los niños y adolescentes a veces son moldeados de manera inadecuada por su entorno, ya que tienen una percepción diferente de las cosas, una comprensión global de las situaciones que entienden de inmediato, sin esfuerzo, de manera intuitiva, en una escuela donde se disecan los procesos de pensamiento, con una educación que facilita la comprensión de todos los estudiantes.

El niño superdotado no entra en este tipo de recorrido y se encuentra fuera de sintonía con sus compañeros, lo que le la posibilidad de desarrollar un comportamiento muy agitado o por el contrario muy pasivo, pero no de forma automática.

Un niño que no tiene los marcos necesarios para la vida en la comunidad escolar también puede adoptar este tipo de comportamientos. La búsqueda desenfrenada de los límites que nunca se han preguntado provoca agitación permanente o bien la pasividad en este mundo académico.

Si bien la agitación es un signo de inteligencia superior, todos los niños inquietos no son superdotados. Los niños dotados no son realmente más que antes pero los niños se agitan rápido si son mucho más.

Para el padre de un niño que tiene rendimientos negativos en su comportamiento y calificaciones en la escuela, es socialmente más gratificante pensar que su hijo es superdotado y que los profesores no lo supieron potenciar y ayudarlos a adaptarse a la comunidad escolar.

Para un profesional como Béatrice Copper-Royer, la diferencia entre un superdotado y un inquieto se aprecia claramente en la infancia. La primera infancia a menudo se distingue por la calidad de su lenguaje, sus preguntas existenciales como el sentido de la vida y la cuestión de la muerte.

También es eficaz en algunos juegos clásicos en el jardín de infantes, tiene un sentido del humor en segundo grado que no tiene otros niños, resulta relevante cuando no te lo esperas y tiene gran sensibilidad emocional. Hay niños de 5 años que son capaces de anticipar una jugada de ajedrez. Otros niños, que son solo inquietos, no tienen la capacidad para hacer este análisis en un juego tan técnico.

El sufrimiento de los niños superdotados se ha discutido mucho en los últimos años. Si bien es cierto que algunos de estos niños han adoptado comportamientos que indican problemas de conducta y precocidad, el cumplimiento de los límites y las relaciones armoniosas con los demás también son parte de la vida de los niños superdotados.

¿Qué es exactamente se quiere decir cuando se habla de niños precoces? ¿Hay muchos?

Ellos son estadísticamente un 2,3% o uno de cincuenta y nueve alumnos por clase, en función de los tests de inteligencia se utilizan actualmente. Son los niños que aprenden rápidamente, a menudo sin trabajo, que entienden conceptos abstractos a temprana edad, a menudo dominan muy bien el lenguaje, a veces tienen una aversión a la palabra escrita y una sensibilidad a flor de piel. Tienen aficiones diferentes a la de otros niños y a veces se sienten perseguidos en un mundo que no logran comprender del todo.

El niño precoz es quien tiene una o varias habilidades que destacan significativamente de los demás niños de su edad. Puede ser capaz de gestionar de forma rápida y eficiente la información; desde una edad temprana establece conexiones relevantes entre la información recibida y su propio universo. Puede tener un espíritu emprendedor real, un marcado talento para el baile, dibujo, deportes y computadoras. Se define generalmente por tener un coeficiente intelectual de 130.

¿Son los padres los más deslumbrados por el comportamiento de sus hijos? ¿Están cegados por el mito del hijo perfecto?

Sí. A menudo están cegados y es bastante lógico pensar que su niño es «dotado», «habla bien», y está interesado en cosas complicadas para su edad. Pero esto es obviamente una visión muy subjetiva porque el padre y el niño siempre tienen una relación muy cercana.

El niño dotado a menudo no está interesado en sí mismo, sino que ofrece su conocimiento a los demás y no pretende ser la «mascota» de los adultos. La característica más común que lleva a los padres a pensar que su hijo es dotado es su lenguaje, mencionando que su niño «habla muy bien». No es suficiente que un niño muy pequeño se sumerja en los libros a leer para ser considerado dotado.

Por supuesto es gratificante pensar que su hijo es superdotado en lugar de aceptar que es un mal estudiante. Pero todo esto es muy personal. Algunos niños tienen dificultades con un profesor y con otros todo es perfecto.

Existen padres que aseguran que su hijo es dotado por responder un test de una revista femenina, el cual aseguran fue hecho solo por el niño. Yendo aún más lejos, incluso entre los profesionales, se pueden ver diferencias significativas en el mismo niño, con la misma prueba.

La inteligencia no se mide como una cantidad de agua pero una evaluación con resultados es necesaria. Los padres que tienen un hijo verdaderamente dotado no la tienen fácil. Todo el mundo, incluyendo la escuela, apenas puede gestionar lo que es mejor para ellos.

Es comprensible que los padres se sientan orgullosos de las habilidades de sus hijos. Pero más informados, pueden estar más atentos a los signos de sus dones y apoyarlos positivamente a leer. Los padres no son necesariamente los más deslumbrados con la superdotación de sus hijos, incluso algunos creen que la “superdotación” es el principal problema para el desarrollo del niño, tanto físico, psicológico e intelectual.

No hay niño perfecto al igual que no hay padre perfecto. Tratar de alcanzar este ideal sólo podía comprometer la calidad de la relación y hacer que ambos, padre e hijo, tenga una sensación de insatisfacción.

¿Qué diagnóstico erróneo cambio en la relación padre / maestro?

El maestro y el niño precozCuando el niño está terminando la escuela sin ser talentoso y dotado, una forma de desconfianza se puede desarrollar entre los padres y los maestros. En estos casos, el psicólogo de la escuela da un veredicto que en ocasiones no es aceptado por los padres.

Las escuelas, los maestros, los padres y los profesionales especializados deben reunirse y encontrar una solución para instalar los marcos necesarios y matricular al niño en un programa de aprendizaje acorde a su capacidad. Hay padres que ponen más obstáculos, consultan y cambian a cada momento de psicólogos, cambian de escuela al niño por una que pueda cumplir con sus expectativas, etc. Es trágico ver a un niño convertirse en el objeto del deseo de sus padres, sin considerarse lo que es mejor para él.

La relación padre / maestro ha evolucionado en los últimos años. Las exigencias del mundo moderno, la preocupación por el futuro, así como el escaso tiempo disponible de los padres con sus hijos, han dado origen a esta una nueva tensión.

Más que nunca, el padre quiere que el niño tenga éxito en sus estudios y obtenga un título como garantía de un futuro incierto. Por ello, el profesor es un jugador importante para garantizar este éxito. El padre finalmente será bien visto porque siempre busca lo mejor para su hijo. Sin embargo, uno nunca debe olvidar que una relación positiva con la escuela es esencial y más cuando se tiene un niño superdotado.

¿Cuáles podrían ser las consecuencias de tal actitud en los niños?

El niño piensa de la institución, lo mismo que sus padres, que lo envían cada mañana con un profesor cuyo método no le ayudará a optimizar su potencial. Por eso, cuando el niño cambia de escuela sin una investigación previa del sistema educativo de esta, no sabemos cuáles serán las consecuencias, si serán favorables o agravaran su situación.

La primera infancia es necesaria para crecer, prosperar y tener éxito en una alianza positiva con los padres. El aliado fundamental del niño dotado es el padre, quien no debe hacer las cosas por él, sino con él. No necesita ser un entrenador, un maestro, un terapeuta. Su lugar y la crianza de ellos son fundamentales.

La conciencia del niño dotado es sin duda importante, pero no justifica una conducta inapropiada o el sufrimiento. La precocidad entonces puede convertirse en lo que es: una fuente de alegría y complicidad.

Share