Asociación superdotados Perú

Superdotación y precocidad

Precocidad del superdotadoSi bien hay muchas palabras para describir el alto potencial intelectual, no quiere decir que sea fácil de definir por uno mismo y por los demás.

El concepto de «alto potencial» no se limita al aspecto intelectual, ya que creemos que es apresurado abrir un campo de posibilidades a una multitud de áreas insuficientemente valoradas y explotadas en nuestra cultura y sociedad.

Este alto potencial es la capacidad de sentir, percibir, entender las cosas y el medio ambiente que nos rodea, de manera más nítida, más fina, más densa que la mayoría de la gente. Y sentir las cosas con más intensidad y responder a estas más intensamente. El alto potencial además permite procesar toda la información que se obtiene sin hacer una priorización en el procesamiento de esta.

Esta sensación de estimulación y tensión permanente por el medio ambiente puede causar nerviosismo, irritabilidad, fatiga, una necesidad de aislarse a sí mismo, para protegerse de este flujo incesante de estimulaciones. Los mecanismos de defensa a veces se ponen en marcha para contrarrestar esta estimulaciones de desbordamiento (COT, evitación fóbica, dormir demasiado).

En nuestras consultas hemos recibido con frecuencia pacientes que acudieron por sentirse «frágiles», «demasiado sensibles», «diferentes», o que “viven como enfermos», a quienes se les diagnosticaron con trastornos de ansiedad depresiva, trastorno bipolar, adicciones, etc.

El sufrimiento expresado por estos pacientes tenía un tono particular. La gran mayoría de ellos no creen en absoluto en la superdotación, incluso sugieren que es fantasioso. Las personas de alto potencial no se dan cuenta necesariamente que su «normalidad» es en realidad “anormal». Se centran en el cambio de la percepción negativa en relación con otros, sin darse cuenta de que ser «anormal» también tiene sus ventajas.

Las múltiples facetas de alto potencial

Alto potencialUna persona con alto potencial no necesariamente tiene todas estas facetas pues algunos las tienen más desarrollados que otros. También puede deberse a la carecía de confianza. La revelación de su alto potencial puede servir como trampolín para experimentar en áreas previamente inexploradas, como artísticas o de otro tipo.

Intelecto

El aspecto puramente intelectual de alto potencial puede ser expresado por un alto nivel de rendimiento académico, establecido por las notas y diplomas, símbolos visibles de rendimiento y éxito en nuestra sociedad elitista. En nuestras consultas, las personas que han experimentado este tipo de logros niegan que se debiera a su alto potencial. “solo tenía una buena memoria», “es porque tuve la oportunidad de ir buenas escuelas», son algunos de sus argumentos.

Pero la mayoría de nuestros pacientes no recibió las condiciones necesarias para el funcionamiento de su alto potencial al servicio del éxito académico. En su lugar, se encontraron con la incomprensión, el estigma o la humillación, porque no estaban adaptados a la escuela y porque la escuela no trato de adaptarse a su particular manera de aprender.

Hipersensibilidad

la hipersensibilidad de la persona de alto potencial es probablemente el aspecto emocional más difícil de aceptar, integrar y gestionar, porque la abundancia y desbordamiento de emociones que genera son muy a menudo asimilados como inmadurez, debilidad y fragilidad.

Esto también es a menudo el primer motivo de consulta. Las personas con alto potencial a menudo tienen una capacidad excesivamente desarrollado para la empatía, esta cualidad los hace personas ideales para escuchar y dar un buen consejo. Pero para ellos, también es causa de sufrimiento, porque la empatía suele ir acompañada de una alta sensibilidad a la injusticia con la sensación de impotencia por no poder hacer nada.

La hipersensibilidad también da un lado intuitivo, que lo convierte en una verdadera fuerza cuando se combina con el pensamiento intelectual. Esto potencia la toma de decisiones.

La actividad motora

La agitación interna experimentada tempranamente se expresa en forma de inquietud motora, un signo de desbordamiento de potencia, desborde de emoción o ansiedad. Estos incluyen a los niños que vemos en consulta que son catalogados por los adultos como «hiperactivos».

Por sí mismo, «hiperactivo» no significa mucho. La hiperactividad es especialmente un problema cuando se trata de un signo de déficit de atención que no le permite al niño encontrar su lugar, su equilibrio y explotar mejor sus capacidades. Los niños son fácilmente caracterizados como hiperactivos por adultos.

Pero esta «hiperactividad» no es necesariamente un signo de sufrimiento y «problemas». Los adultos deben buscar maneras de canalizar la energía de estos niños a través de su participación en actividades deportivas.

Los niños hiperactivos con frecuencia tienen habilidades deportivas extraordinarias y son los adultos quienes tienen que apoyarlos en su desarrollo.

Sensorialidad

El aumento sensorial no siempre es evidente y por lo tanto no siempre refleja la energía. Un sentido más desarrollado del olfato, una fuerte reactividad al tacto, una audición más sensible, son señales de que los receptores están saturados.

Esta sensorialidad excesiva permite experimentar emociones fuertes y aprovecharse bien. Por ejemplo, un sentido del olfato bien cultivado puede ser utilizado profesionalmente (en la fabricación de perfumes).

Imaginación y creatividad

La creatividad y la imaginación surge de la multitud de vínculos creados entre el intelecto emocional y sensorial, que se expresan de diversas formas de arte. Sin el reconocimiento de estos vínculos, será difícil integrar la creatividad como un valor y una riqueza. El dotado la sentirá entonces como algo inútil, o incluso desviado.

La creatividad también se puede expresar a través de lo cotidiano en la cocina, decoración, jardinería, organización de fiestas, etc.

Share