Asociación superdotados Perú

Ya sea un niño o un adulto, la persona con superdotación intelectual se enfrenta a menudo a la frustración. Entre no obtener algo o un resultado favorable, este sentimiento negativo puede generar ira o tristeza y jugar negativamente con su autoestima, e incluso, convertirse en una obsesión. He aquí cómo reconocer, comprender y superar esta insatisfacción y beneficiarse de ella.

Superdotado intelectual y frustración

¿Qué es exactamente la frustración?

Una breve definición de la palabra frustración evoca: “un estado de insatisfacción causado por el sentimiento de no haber podido realizar un deseo”.

La frustración sitúa al individuo en la expectativa de la realización de algo que no va a suceder. Siempre es provocado por alguien o algo. La frustración, como conflicto interior, puede conducir a la falta de confianza en uno mismo. Despierta emociones como la impaciencia, la ira o la tristeza. Y lo que es más grave, puede llevar a la depresión. Cuando se convierte en una obsesión, ya no permite al individuo pensar con claridad. Sin embargo, para el psicoanalista Freud, la frustración encontraría toda su utilidad en el florecimiento del individuo. Estaría en el origen de los placeres y, por tanto, despertaría el deseo.

La frustración puede considerarse un comportamiento problemático, y puede causar una serie de impactos a expensas de la salud mental del individuo. En algunos casos positivos, esta frustración se acumula hasta un nivel en el que la persona no puede soportar más y rápidamente trata de encontrar una solución a los problemas que están causando la frustración. Sin embargo, en algunos casos negativos, el individuo puede percibir que la fuente de su frustración está por encima de sus posibilidades, por lo que la frustración crece y acaba provocando comportamientos problemáticos, como reacciones violentas de ira.

Intolerancia a la frustración en el niño superdotado

De repente, por lo que parece una nimiedad, el niño superdotado pierde los nervios con una violencia impensable ante unos padres completamente indefensos. Una vez que se haya calmado un poco, debemos tratar de encontrar el evento que desencadenó esta impresionante explosión. ¿Por qué cadena de acontecimientos, este niño, que por lo demás es mimoso y encantador, se convierte en un ser fuera de sí, que expresa frases incoherentes?

Las razones de este estallido de emociones tempestuosas parecen tan irrisorias que no se puede pensar en ellas de inmediato: este niño quería algo, un juguete, un libro, o realizar una actividad aquí y ahora, en el momento, sin demora, realizar una tarea concreta o ser perfecto en algo y no pudo cumplir su deseo. Para él, lo que había pedido le parecía vital, estaba exactamente en el estado de ánimo del bebé hambriento que grita porque siente que puede morir si no se le alimenta rápidamente. Encontró esta sensación de angustia en lo más profundo de su ser, tal vez intacta ya que la urgencia le parecía la misma.

Intolerancia a la frustración en el niño superdotado intelectual

El miedo a la traición

A partir de allí, este niño, que suele estar frustrado ante los ojos de los que le rodean, siente una angustia incoercible ante la idea de ser traicionado por los que tanto le quieren, en principio. ¿Cómo es posible que sus padres, tan atentos y preocupados por su bienestar, o que él creía que lo estaban, se comporten de forma tan cruel ignorando deliberadamente la necesidad vital que había expresado? Ya no son las mismas personas, que dispensan generosamente sus abrazos tranquilizadores, sino extraños, en los que no se puede confiar, ya que ignoran las necesidades esenciales de su hijo.

Un fenómeno exacerbado en los niños superdotados

Conocemos la propensión de los niños superdotados a transformar un hecho trivial en una catástrofe absoluta.  Consideran casi sistemáticamente las consecuencias más dramáticas que este hecho, por insignificante que sea, podría provocar. Saben que son los únicos que poseen esta lucidez que les permite ver un poco más allá, que está potenciada por su capacidad de imaginar todas las consecuencias posibles, incluso las que nunca se producen en la realidad.

Una sensación de impotencia

La negativa de sus padres a responder a una expresión legítima de necesidad básica puede significar que no significan nada para ellos, que sus deseos no tienen importancia y que se quedarán en un estado de total desamparo. Este rechazo refleja también la impotencia a la que se ven reducidos: no tienen ningún poder sobre las personas más cercanas, ahora se les considera insignificantes.  Pueden pedir la luna si lo desean, pero sería tan absurdo como su petición actual. Han perdido todas sus habilidades, ya no saben cómo hacer que alguien adopte su punto de vista.

Tal vez sea el comienzo de una impotencia aún mayor que afectaría a todos los ámbitos: se quedan con la miserable constatación de que han desaparecido sus propias características, aquellas que a veces se admiraban, que creían que les acompañarían siempre y les permitirían abrir todo tipo de puertas. Los caminos que conducen al conocimiento pueden estar ahora prohibidos para ellos, expresar un deseo será inútil e incluso despreciado, ya no son nada.

Niño superdotado intelectual y frustración

Una sensación que surge de repente

Esto dista mucho de ser una simple frustración como reacción a un capricho que no ha sido satisfecho. Esta cadena de acontecimientos se desarrolla tan rápidamente que no se pueden detectar sus etapas: en un instante, el niño superdotado enfrentado a una frustración vislumbra, con espanto, una perspectiva aterradora. Quedará reducido a un fantasma infantil, sus padres ya no tendrán en cuenta lo que dice y él mismo verá permanentemente los efectos de la desaparición de su poder. Su desesperación no es fingida, aunque exagere sus manifestaciones, ya que su carácter le lleva a ella.  Ya no es racional, razonable o lógico, sólo puede ver una cosa: una catástrofe que nunca se hubiera atrevido a prever, ni siquiera en sus peores pesadillas, está a punto de sobrevenirle sin que sepa cómo evitarla. La conclusión apresurada de esta reacción explosiva sería pensar que sigue en la ilusión infantil de la omnipotencia y que ya es hora de que acepte la realidad, pero, para él, en este preciso momento, la realidad se le presenta bajo un aspecto aterrador que le sume en una angustia insana. Creía saber lo que era la realidad, que empezaba a serle familiar, que le obligaba a tener en cuenta imperativos imposibles de eludir o incluso de negociar, pero no era esta realidad, que le permitía vislumbrar oscuras perspectivas.

Niño superdotado intelectual frustrado

Niño superdotado: una visión binaria que lleva a la frustración

De hecho, ignora este camino que conduce a una visión clara y justa de la realidad: siempre la ha visto a través del filtro de su propia visión. O todo es maravilloso, es un niño mimado, sus deseos son tenidos en cuenta porque siempre vale la pena escucharlos y cumplirlos.  Están tan justificados que no deben ser cuestionados. O bien las reglas han cambiado sin que él lo sepa, su mundo familiar ya no lo es, ha caído en un mundo de pesadilla, como en ciertas historias que le aterrorizan y fascinan, cuando el héroe debe enfrentarse de repente a seres monstruosos y burlones. De repente, estos deseos no tienen ningún valor, ni siquiera merecen ser comentados, se encuentran con un rechazo masivo, imposible de iniciar. El niño superdotado no recuerda una ciudadela tan inexpugnable; le parece que se impuso en este modo de relación, bastó un inicio de negociación que se asemejaba más a un juego o a un ritual, y todo volvió rápidamente al orden, al menos a lo que siempre había considerado como un orden inmutable e intangible.

La diferencia entre frustración y capricho

Ya se le había negado antes, pero sin duda era un capricho distraído, no se había ocupado de ello, y ahora sus padres no ven la diferencia entre ese capricho infantil y la necesidad vital que provocaba ese sentimiento de frustración al no ser tenido en cuenta. El niño superdotado queda entonces encerrado en su angustia sin ver ninguna salida.

La dificultad para hacer frente a la frustración es un rasgo característico que se encuentra con frecuencia, ya sea de forma ocasional o más regular, en muchos niños superdotados. Este fenómeno puede manifestarse por varias razones y de diferentes maneras.

  • El alto nivel emocional del niño le lleva a reaccionar de forma exagerada ante un hecho que puede parecer trivial, pero que le hace llegar a sus límites: por ejemplo, el enfado de un niño pequeño que no es capaz de montar dos ladrillos en un juego de construcción.
  • La velocidad de razonamiento que caracteriza a los niños superdotados puede hacer que les resulte difícil enfrentarse a la lentitud de su entorno.
  • Cuestionar un acontecimiento anunciado o planificado desde hace tiempo suele provocar una reacción emocional desproporcionada.

La ira o la tristeza, consecuencias aparentes de la frustración del niño superdotado, son generalmente la manifestación de un sufrimiento real y no un capricho.

Es importante enseñar al niño a reconocer sus emociones para poder controlarlas mejor, pero también a saber soltarlas cuando sea necesario. Cuando una reacción es claramente desproporcionada, es útil tener una explicación franca con el niño para discutir las razones y analizar las consecuencias.

Niño superdotado frustrado

Consejos para tratar con un niño superdotado frustrado:

Es inútil intentar hacerle entrar en razón cuando está en este estado de crisis, de todas formas, no escuchará nada. Evita empezar mostrándole que su “capricho” no era importante, lo era en el momento en que se sentía negado y abandonado por los que le quieren. Comprender su angustia le tranquiliza, entonces intentamos que admita el aspecto irracional de su petición. Incluso podemos intentar utilizar el humor en cualquier momento. A veces es eficaz para desdramatizar una situación.

El adulto dotado que oscila entre las dudas y las ansiedades

Su extrema sensibilidad, su curiosidad, así como su estructura mental (por ejemplo, el pensamiento arbóreo) les hará preguntarse sobre muchos temas, a veces muy específicos y de forma intensa y muy personal.

De hecho, todo en él se multiplica por diez; tanto lo bueno (capacidades intelectuales, creatividad, sensibilidad, rapidez) como lo no tan bueno (ansiedades, dudas, desvalorizaciones, sufrimiento).

Los arrebatos emocionales y sus efectos son el “talón de Aquiles” del adulto superdotado. Es esencial comprender esta coexistencia de fuerza y vulnerabilidad.

Superdotado y frustración

El adulto superdotado y el sentimiento de frustración

Si te sientes frustrado porque la gente no te sigue, no te entiende, no consigues ser perfecto o completar una tarea, porque tienes la impresión de que siempre te adaptas a los demás, pero lo contrario no parece ser cierto, ¡no estás solo! Los demás tampoco se sienten comprendidos por ti. Ser empático, hipersensible, superdotado, no significa entender todo de la otra persona, ni ser superdotado en todo. Por eso el término “superdotado” es objeto de debate.

Las connotaciones resultantes pueden ser erróneas. Los superdotados son personas atípicas, con un funcionamiento particular pero que tienen muchas debilidades y que pueden fallar como cualquier ser humano. La humildad te permitirá escuchar mejor a la otra persona y descentrarte de tus propios sentimientos y pensamientos. Mirar las cosas de esta manera puede ayudarte a dar un paso atrás y avanzar con más serenidad hacia el encuentro con la otra persona.

Dicho esto, ten cuidado, porque las personas dotadas pueden ser o volverse estáticas, procrastinar, quedarse en la intelectualización de las cosas y no pasar a la acción. Esto puede llevar gradualmente a la frustración, o incluso a una forma de depresión, porque el alto potencial necesita actuar, expresarse, contribuir… y dar sentido a lo que emprende.

Comprender las fuentes de frustración para superarlas

Mezcla de tristeza y rabia, la frustración es inherente a la naturaleza humana y no sólo a los superdotados. Superarlo no sólo es una forma de madurez sino de liberación: rumiar las emociones negativas nunca es bueno para la moral y la autoestima.

Cuando somos muy pequeños, y siempre que tengamos unos padres cariñosos y atentos, desarrollamos rápidamente la sensación de que todo es posible en cualquier momento. Sólo tienes que pedirlo. Desde los primeros meses de vida, el bebé se entrega a este complejo de “omnipotencia infantil”. Sin embargo, unos años después, se da de bruces con la realidad… “El niño se derrumba el día que se da cuenta de que tiene límites, de que su potencial no le permite hacerlo todo, de inmediato. Se llama frustración”, dice la psicoterapeuta integradora francesa Helen Monnet.

¿De dónde viene la frustración?

La frustración es en sí misma una emoción secundaria, ya que resulta de la amalgama de otras dos: la tristeza y la ira. Dependiendo del individuo, predomina una u otra de estas dos emociones. “Podemos ver que el género entra en juego a la hora de definir la emoción dominante: en las mujeres, es la tristeza la que se expresa, y en los hombres, la ira. Pero esta prevalencia también está vinculada a la educación”, afirma el psicoterapeuta, que ha escrito un libro sobre el tema.

Pero la frustración no surge de la nada: es provocada. Parte de ello depende de nuestro comportamiento y, en particular, de nuestra tendencia a compararnos con los demás. “La comparación está ligada a la vida en sociedad. Hoy en día está sobredimensionada debido a un cierto número de modas, costumbres y normas”, explica Helen Monnet, que añade: “A priori, es infundada porque somos seres únicos y, por tanto, por definición, incomparables e insustituibles como tales”.

Adulto superdotado y frustración

Cómo evitar la frustración

Para evitar la frustración, tratemos de no situarnos en áreas que no son relevantes para nosotros. Lo mismo ocurre con los fracasos, que a veces nos cuesta aceptar. Pueden ser una fuente de frustración en sí mismas, pero hay un elemento de subjetividad en ellas: ¡que fracasemos no significa que perdamos nuestro valor!

Todos conocemos a alguien que ha trazado cuidadosamente su pareja ideal y sigue soltero porque nadie cumple sus criterios. Estas personas cultivan su frustración y, en cierto modo, se complacen en su condición de víctimas cuando son su propio victimario”, explica.

Pero el origen de la frustración puede ser generado por otros. Por ejemplo, la no reciprocidad de un amor. O los familiares cercanos que señalan a una persona soltera, por estar soltera. El reto es gestionar las emociones que esto nos provoca para que la frustración sea soportable.

Una dinámica muy personal

Lo que hagamos con la fuente de la frustración depende de nosotros. Tomemos el caso del soltero. Si se pone triste o se enfada por los comentarios de sus seres queridos, alimenta estas emociones negativas y se frustra”, resume la experta. Hay dos reacciones posibles ante una fuente de frustración: o la acogemos con un mínimo de benevolencia, o reprimimos las emociones que despierta en nuestro interior. En el primer caso, avanzamos con mucha más serenidad en la vida. En el segundo caso, nos estancamos: mientras no trabajemos nuestra ira o tristeza, la frustración volverá con otras fuentes y no podremos superarla.

Meditar sobre las emociones negativas no es constructivo. Sin embargo, no todo el mundo tiene una tendencia espontánea a ser positivo o una resistencia natural ante la adversidad.  Por otro lado, las personas con confianza en sí mismas se ven favorecidas: “Alguien que tiene confianza en sí mismo generalmente sabe acoger sus emociones, sean las que sean, y no se deja engañar por ellas. Tiene un capital de autoestima que le permite quererse a sí mismo incluso con sus emociones negativas y, por tanto, su frustración”. La autoestima es realmente incondicional. Cuando es bueno, somos capaces de aceptar lo negativo, sin detenernos en ello.

Adulto superdotado intelectual y sensación de frustración

Trabajar la frustración es posible a cualquier edad

Si, por naturaleza, algunas personas son más propensas a la frustración que otras, también existe, afortunadamente, una importante experiencia para distanciarse de ella. Nuestra experiencia de la omnipotencia del niño ha sido “programada” en nosotros. Pero nuestra educación nos ha llevado poco a poco a conocer los límites y a aceptarlos. Por lo tanto, somos capaces de gestionar nuestra frustración con distintos grados de felicidad. “La parte educativa, adquirida por tanto, es muy importante. Cuando somos consolados de nuestras frustraciones por alguien cercano, que nos ayuda a distraernos yendo hacia algo positivo, eso juega mucho en nuestra construcción psicológica”, subraya Helen Monnet.

Es posible trabajar esta tendencia a la frustración durante la infancia, la buena noticia es que también lo es en la edad adulta. Además, la experiencia es una ventaja, porque superar la frustración es también una cuestión de entrenamiento: “Después de un tiempo, a fuerza de experimentar frustraciones, sé cómo acogerlas y, por tanto, erradicar el lado negativo de las emociones que las originan. Si tienes claro cómo funciona tu frustración, mejorarás. Y luego, puede haber una conciencia que te motive a cambiar: ¡no es agradable sentirse permanentemente frustrado!”, concluye la psicoterapeuta francesa.

Share