Asociación superdotados Perú

¿Ángel o demonio?

Niño superdotado: angel o demonioUn niño intelectualmente precoz es un niño que piensa de otra manera. Su particular forma de pensar genera fragilidades o dificultades: hipersensibilidad, retrasos psicomotriz o vulnerabilidad psicológicos, que pueden comprometer su éxito académico y desarrollo social.

Abundan los chistes discriminatorios malinterpretado sus diferencias. Los superdotados están sujetos a las observaciones desagradables. Los profesores a veces no imaginan que la primera infancia es crucial para el desarrollo social de un niño.

Un no-reconocimiento de lo específico

En momentos en que el derecho a la diferencia es una cuestión delicada, vemos que este derecho es mal interpretado ​​cuando se trata de aplicarlo a temas de conocimiento especial.

Vemos que cuando no se acepta la diferencia, puede ser destructivo de muchas maneras. Hay muchas familias que se sienten desesperadas buscando soluciones para aliviar el sufrimiento expresado por su hijo, ya que su talento no es reconocido ni apoyado por un sistema indiferente.

Una pérdida de identidad

Muchos de estos niños sienten un malestar real. Se preguntan acerca de su lugar en la escuela y también en casa. La mayoría pierden su identidad. Ellos no saben lo que son o por qué son tan diferentes de los demás. La renuncia de ser uno mismo es extremadamente perjudicial a nivel psicológico.

Los padres deben asegurarse de que sus hijos no tomen un camino que los lleve a cambiar para ser aceptado y para cumplir con un estándar de normalidad. Los niños más tranquilos como los más inquietos pueden ser víctimas de la marginación, asociadas a supuestas “enfermedades” relacionadas con la superdotación.

A estos niños que son marginados por ser diferentes se les debe integrar a clases acordes a sus capacidades, para que así puedan recuperar la confianza, crecer y tener éxito de nuevo.

Un rechazo destructivo

Niño superdotado rechazadoPorque entienden todo demasiado rápido, porque saben cómo anticipar, el mundo y su evolución también los asusta. Se sienten demasiado afectados por sentimientos de rechazo, la incomprensión y el escepticismo; lo que los llevar a las orillas de la soledad, la frustración, la ira o la depresión.

Renunciar a lo que hubieran querido ser para convertirse en lo que son les hace desear poner fin a todo. Esta afirmación no es exagerada. Una vez más, nos reunimos con ellos y vivimos sus dramas. Algunos continuaron su camino pero unos pocos se quedan. ¿Debemos seguir ignorando que la inteligencia también se combina con la tristeza y la infelicidad? ¿Ser dotado también significa sufrir por la indiferencia general? ¿Debemos ver la superdotación de una forma de patología?

Share